El liderazgo requiere mucho coraje, carácter y conquista.

Como líderes, con frecuencia nos encontramos con cosas que no parecen estar bien, pero optamos por hacer la vista gorda porque nos falta el coraje para enfrentar la situación.

En la Biblia, sin embargo, vemos el ejemplo de Ester como una líder llena de valor y sabiduría. Se la representa como una líder humilde que no pensaba más en sí misma. Como líder, Esther siempre antepone las necesidades de los demás a las suyas.
El liderazgo de Esther es oportuno. Llegó en un momento en que se perseguía a los judíos. Como líder, se puso de parte de su pueblo y lo defendió. Ella se preocupaba lo suficiente por los demás como para usar su liderazgo para defenderlos. Ella habría optado por no identificarse como judía en ese momento, pero cuando vio lo que estaba a punto de sucederle a su gente, se inclinó para salvarlos.
Esto demuestra que Dios nos pone en situaciones que quizás no veamos como oportunidades de liderazgo, pero todo sucede por una razón. Dios nos revela las soluciones cuando tenemos fe en él.
Ester tenía una gran fe en Dios. En busca de orientación, escuchó la voz de Dios. Ella nunca actuó por su propia fuerza o autoridad. Y fue por eso que pudo lograr grandes cosas. A pesar de todos los beneficios que conlleva ser reina y líder, Esther mantuvo su humildad y voluntad de aprender. De hecho, escuchó a personas que sabían más que ella.
Como emprendedoras, Esther nos enseña que ser capacitado y escuchar a los demás nos permite aprovechar su favor, así como el favor de nuestros clientes o aquellos a quienes servimos. Ser capacitables nos permite abrir oportunidades y hacer mejores juicios.
A pesar de las dificultades que enfrentó, Esther no creía que el liderazgo significara dominar con mano de hierro, sino que significaba adoptar una preparación estratégica para alcanzar sus metas. Esther se negó a dejarse consumir por su papel de líder. Hablaba con suavidad, lo que la ayudó a lograr lo que deseaba. Al final, pudo derrotar a sus enemigos.
Cuando logramos nuestros objetivos como líderes, siempre debemos recordar dar gracias a Dios. Reconocer y agradecer a Dios por todo lo que ha hecho nos permite abordar nuevos problemas con valentía y compasión los unos por los otros.
"Se fuerte y valiente. No temas ni te asustes por ellos, porque el Señor tu Dios va contigo; Él nunca te dejará ni te abandonará." -Deut 31: 6
Regístrate Foro global de la comunidad electrónica: marketing de su empresa en la era digital: https://nehemiahecommunity.com/event/…
Disfrute de devociones, capacitación y actualizaciones GRATIS registrándose como miembro bronce: https://bit.ly/NehemiahMembership
#Liderazgo #Coraje #Compasión