La excelencia operativa es una filosofía de trabajo en la que la resolución de problemas, el trabajo en equipo y el liderazgo conducen a la mejora continua en una organización.

Todo el mundo quiere que su organización tenga éxito. Pero como líderes, ¿por dónde empiezan?

Los líderes con frecuencia se ven atrapados en hacer en lugar de liderar para asegurarse de que las cosas se muevan en la dirección deseada. Esto, sin embargo, crea una trampa y evita el crecimiento del líder, el equipo o la organización.

La excelencia operativa comienza cuando los líderes renuncian al control y delegan responsabilidades a otros mientras los responsabilizan. Esto asegura que la organización progrese hacia la rentabilidad y la viabilidad a largo plazo.

Comience por realizar una evaluación honesta de la situación actual de su empresa y establezca una visión, una meta y unos objetivos claros. Tener un equipo que sea a la vez solidario y atractivo. Todo esto ayudará a la mejora continua. Para lograr la excelencia operativa, primero debe establecer sus prioridades y concentrar sus esfuerzos en donde su tiempo tendrá el mayor impacto en el avance de su organización.

Los líderes deben ser diligentes para permanecer en sus roles y no desviarse de ellos. Según Colosenses 3:23-24, debemos trabajar en lo que tenemos como si fuera para el Señor. Siempre debemos esforzarnos por ayudar a otros a lograr sus objetivos y afirmar su propósito. Servir a los demás con los estándares más altos posibles es lo que implica la excelencia operativa.

Sobre todo, comience con la oración. Entregar nuestras preocupaciones a Dios permite que el Espíritu Santo revele los puntos débiles y las brechas que deben llenarse. También debes prestar atención a la guía que Dios te da, aunque no tenga sentido en ese momento. De esa manera, puedes observar a Dios en acción.

Entonces, ¿por dónde empezar cuando se trata de excelencia operativa? Evalúe su empresa y compárela con otros jugadores de la industria, así como con líderes de la industria. Aplique sus mejores prácticas y vea crecer su empresa. Después de la evaluación, comparta sus hallazgos con su equipo y establezca metas comunes. Recuerde ser constante en su seguimiento con ellos. Haz que rindan cuentas. Lo más importante, recuerda celebrar.

Para todos los líderes empresariales del reino: controle su propio ritmo. Sé observador. ¡No te excedas!

Disfrute de devociones, capacitación y actualizaciones GRATIS registrándose como miembro bronce https://bit.ly/NehemiahMembership

#ProyectoNehemíasMinisteriosInternacionales #Mujeresennegocios #Comunidad #Emprendimiento Bíblico