La mujer de Proverbios 31 es una bendición para los demás de muchas maneras. Es reflexiva, considera las necesidades de los demás por encima de sí misma y está dispuesta a dar su tiempo para ayudarlos. Ella es una bendición para su familia porque siempre piensa primero en sus necesidades y deseos.

La mayoría de las mujeres tienen este deseo innato de querer servir a los demás, ayudarlos a mantenerlos. Tal vez porque las mujeres fueron creadas para ser cuidadoras, naturalmente se convierte en un regalo. Es bueno tener en cuenta que ser una bendición para los demás y servir a los demás es realmente la mejor manera de crecer, ya sea personal o profesionalmente.

Los líderes empresariales deben comprender que bendecir a otros comienza a inspirar a otros. No ordenándolos ni dictándolos, sino inspirándolos y valorando su opinión. Un líder servidor sabe que sin el esfuerzo de todos, no tendrá éxito. Incluso Jesús en la Biblia tenía un equipo de 12 hombres para ayudarlo en su viaje y, a través de todo, siempre fue humilde.

Un líder de servicio puede ser una bendición para su equipo al crear una cultura de confianza manteniendo su palabra y también siendo parte del equipo. Saben que su equipo es un activo importante que los ayudará a tener éxito. También pueden ser una bendición para los demás al desarrollar a otros líderes. No les importa que puedan ser reemplazados. Trabajan para elevar a otros a ser mejores y van más allá en la búsqueda de su propósito y llamado.

Al pensar en el largo plazo y no solo en la tarea en cuestión, por largo plazo significa pensar en cómo el negocio puede ser una bendición para aquellos a quienes sirven, así como para los miembros del personal, los líderes de servicio están utilizando los recursos que Dios les ha dado para ser una bendición para los demás. Esto se traduce en ser un mayordomo del espíritu de Dios. Esto no significa que los líderes sean servidos, sino que sirven.

La Biblia nos dice que en todo lo que hacemos, debemos buscar servir a los demás y ser una bendición para ellos. Y entonces esto no quiere decir que sacrifiquemos todo lo que tenemos para dar, grandes cantidades de dinero a la caridad, aunque eso es algo bueno, no es la única forma de bendecir a los demás.

Aunque la Biblia nos dice que amemos a los demás como nos amamos a nosotros mismos, es importante tener en cuenta que antes de que puedas ser una bendición para otra persona, primero debes amarte a ti mismo porque el servicio proviene del amor y no puedes amar a los demás si no lo haces. No te ames a ti mismo.

CONÉCTATE con emprendedores de ideas afines: https://bit.ly/3q3Xf2K

Regístrese en el Foro Global de EC - Liderazgo: la clave para escalar su negocio el 14 de junio de 2022, de 7 a. m. a 9 a. m. PDT: https://nehemiahecommunity.com/event/ec-global-forum-jun22/

#MujeresEnNegocios #Bendiciones #Servir #Amor